4 cosas que puedes hacer para controlar tu hipertensión

 In Acupuntura

¿Qué es la tensión arterial?

La tensión arterial es la presión que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos mientras se desplaza por ellos. Cuando te miden la tensión te dan dos valores numéricos, que comúnmente llaman “la alta y la baja”, y son la tensión sistólica y la diastólica.

La tensión sistólica es más alta, porque es la fuerza con la que el corazón impulsa la sangre con alto contenido de oxígeno a las extremidades y todo el cuerpo. La tensión diastólica es la fuerza con la que el corazón impulsa la sangre de bajo contenido de oxígeno a los pulmones, y como están más cerca, necesita menos presión.

 

¿Qué es la hipertensión arterial (HTA)?

La hipertensión es un estado de tensión arterial elevada de forma continuada. La mayoría de veces no da síntomas, por lo que la única manera de saber que la tensión está alta es midiéndola. La hipertensión hace que el corazón trabaje más duro y a largo plazo puede lesionar los vasos sanguíneos. Los síntomas de una subida muy alta de tensión son: mareos, visión doble o borrosa, falta de aliento, irregularidad en la frecuencia cardíaca y sangrado de la nariz. Si la tensión se eleva mucho, puede causar un problema grave como un accidente cerebral vascular (ictus, embolia), infarto, insuficiencia cardíaca o renal. La tensión tiende a aumentar con la edad, así que para prevenir estos problemas conviene mirarse la tensión periódicamente a partir de los 40 años de edad y cuidarse para mantenerla baja .

Causas de la hipertensión

Hay casos de hipertensión que son consecuencia de una enfermedad renal, alteraciones hormonales, uso de algunos anticonceptivos o fármacos.

En el 90 % de los casos se desconoce la causa de la hipertensión arterial. A este tipo de tensión arterial alta le llaman hipertensión esencial.

Aunque se desconoce la causa, sí que han visto factores de estilo de vida que favorecen la hipertensión. Estos son la obesidad, el tabaquismo, falta de ejercicio físico y el consumo excesivo de alimentos grasos, sal y alcohol.

 

¿Qué puedes hacer para regular tu hipertensión?

Especialmente en hipertensos que ya han tenido un ictus, un infarto, problemas renales u otros problemas graves de salud, es muy importante cuidarse para mantener la tensión arterial baja y prevenir males mayores.

Hay medicación para regular la tensión arterial, pero si estás leyendo este artículo, puede que te interese hacer algo más que depender de fármacos el resto de tu vida. ¿Estás dispuesto o dispuesta a tomar responsabilidad y hacer cambios en tu estilo de vida para estar mejor?

  • Ejercicio físico

El ejercicio físico es la mejor manera natural de reducir y regular la tensión arterial. No solo te ayuda con la hipertensión, también te ayuda con el sobrepeso, el colesterol, la diabetes, el estrés y mejora tu estado de ánimo.

Si ya has tenido un ictus o un infarto, puede que te sientas demasiado débil o incapaz de hacer ejercicio, pero siempre hay algo que se puede hacer. Encuentra un ejercicio moderado, adecuado para ti. Gimnasia, Tai Chi, Yoga, salir a caminar… Puede ser difícil para ti al principio, o te quieras rendir a menudo. No vas a ponerte en forma de la noche a la mañana. Comprométete con tu práctica y verás cómo poco a poco va creciendo tu resistencia y vitalidad. Rodéate de personas que te animen y no te escaquees.

  • Cambia tu alimentación

En hipertensión se recomienda principalmente reducir el consumo de sal, alcohol y de alimentos con grasas. Para muchas personas este cambio dietético es desagradable porque son sustancias que proporcionan intensidad al sabor y sensación de satisfacción, y nuestra dieta de siempre sin ellos se queda “sosa”.  En realidad nos hemos acostumbrado a comer mucha más sal de la que necesitamos casi sin darnos cuenta, puesto que muchos alimentos procesados llevan cantidades elevadas de sal y de grasas.

Nosotros entendemos que los alimentos son el combustible de nuestro cuerpo y nuestra mente. Dejar de proporcionarle el combustible inadecuado te ayuda a no empeorar. Proporcionarle el combustible óptimo, que te dé satisfacción y los nutrientes que necesitas, te lleva a la salud. Pide hora a nuestra nutricionista que te puede ayudar en tus primeros pasos hacia tu alimentación ideal.

  • Dejar de fumar

El tabaco aumenta la presión arterial, entre sus múltiples efectos perjudiciales para la salud. Es interesante como los factores de riesgo se apoyan entre sí y como al cambiar un hábito de perjudicial a positivo favoreces más cambios positivos: al dejar de fumar, mejorará tu capacidad para hacer ejercicio y además tus sentidos del olfato y el gusto mejoran. Podrás disfrutar mejor de tu nueva alimentación saludable y tu dosis de ejercicio físico.

  • Ve al acupuntor

La medicina tradicional china lee los fenómenos de la naturaleza y del cuerpo según el Yin y el Yang. Tiene muchas herramientas terapéuticas para ayudar a recuperar el equilibrio energético como la acupuntura, moxibustión, ventosas, auriculoterapia, fitoterapia y dietoterapia energética.

La hipertensión la entiende como un exceso de Yang y afecta principalmente a Corazón. En el terreno de fondo puede haber desequilibrios de Bazo que generan humedad, desequilibrios de Riñón y/o de Hígado.

La acupuntura ayuda a reducir y regular la tensión arterial sin efectos secundarios perjudiciales, pudiendo complementar el tratamiento médico y ayudando a que necesites menos medicación.

Al ayudar a regular el equilibrio energético, la acupuntura también apoya los cambios de estilo de vida que estés realizando: te ayuda a dejar de fumar, perder peso, manejar el estrés y mejorar el estado de tus músculos si hay dolor o atrofia.

Necesitarás un ciclo de sesiones personalizadas, acorde a tus necesidades del momento en que te encuentres. Contáctanos para un diagnóstico gratuito y averigua lo que podemos hacer por ti.

 

Recent Posts

Dejar un comentario

Contáctanos

Envíanos un e-mail, contestamos en menos de 24 horas

riesgo de sesgo